Pantano de la Jarosa

¡Por fin llego el buen tiempo! Después de dos semanas de lluvia y frío y con la llegada de los 22°, parece que llegó el momento de colgar los abrigos. Así que, como este fin de semana tocaba quedarse en Madrid, se nos ocurrió la idea de salir a pasar un día en el campo con la pequeñaja.
En Guadarrama, a unos 3 km del pueblo, se encuentra el embalse La Jarosa, el más pequeño de la sierra de Madrid.

Supimos que habíamos llegado cuando, en la entrada, vimos la presa y un parking junto a algunos merenderos, pero decidimos seguir unos kilómetros mas rodeando el embalse para meternos en la zona de Pinar, donde la sombra es más abundante. A unos 2 km se encuentra una de las zonas recreativas del parque, con una gran explanada donde pudimos dejar el coche. Es recomendable ir con tiempo y más aún si lo hacéis en temporada alta ya que, aunque hay algunas zonas de sombra donde poder aparcar, se ocupan bastante rápido. La vedad es que pensamos que habría mucha más gente, pero, aún estando tan cerca de Madrid y teniendo en cuenta que hacía un día estupendo, no estaba nada masificado. Por esta zona podréis ir con el carro de bebe, el terreno no es muy llano, pero eso no dificulta el acceso hasta los merenderos. Comentaros que en esta zona hay un bar donde poder tomaros un café o comprar alguna botella de agua para los pequeñajos por si os hace falta.

Además de la posibilidad de pasar un día estupendo con los niños, las dos actividades estrella de La Jarosa son la pesca y el senderismo. En internet encontrareis muchísimas páginas con información sobre todo tipo de rutas por la zona. Aunque esta vez nosotros fuimos con la idea de pasar un día más tranquilo, os dejamos este link por si vosotros os animáis a hacer alguna ruta. Para poder ejercer la pesca, es necesaria la licencia de la Comunidad de Madrid y el permiso de la Asociación de Pescadores de la Jarosa. Veréis que el embalse está vallado, pero cada pocos metros hay un acceso para pescadores por donde podréis pasar. Si tenéis pensado ir con el carro, en este caso os recomendamos llevar la mochila porta bebes, aunque el paso hasta la orilla con el no es imposible, se hace un poco complicado. ¡Es importante saber que está prohibido el baño y las actividades náuticas!

Después de dar un paseo por el embalse y de jugar con la pequeñaja a la pelota, llegó la hora de comer. En las zonas recreativas encontraréis merenderos a la sombra donde poder comer, y si pasáis una barrera que hay en un camino a la izquierda de la explanada, a unos pocos metros podréis sentaros en unas mesas junto a un riachuelo bastante curioso. Os recomendamos que os llevéis una manta para poder tumbaros y, si se tercia, disfrutar de una buena siesta después de comer.

IMG_20160521_123605_HDR

Via Verde del Rio Alberche

Martes festivo en Madrid. Pensamos que era un buen día para aprovechar y escapar de la ciudad y pasar un día de campo, así que nos animamos a hacer la Ruta de la Vía Verde del Alberche o Vía Verde del Ferrocarril. Un itinerario de unos 15 km (iday vuelta) que podréis hacer perfectamente con el carro. Al no tener un recorrido circular, podréis comenzarlo desde la Presa de Picadas (muy cerca de Aldea del Fresno) o desde la entrada que veréis a la izquierda por la M501 (viniendo desde Madrid) antes de llegar a la rotonda de acceso a Pelayos de la Presa.

 

Nosotros comenzamos por la segunda, cerca del embalse de San Juan. Tendréis que fijaros un poco, ya que no está muy bien señalizado. Podreis aparcar el coche en una pequeña explanada con arboles a modo de aparcamiento. A la izquierda vereis un merendero con un parque infantil junto al Centro de Entrenamiento de Piragüismo Eduardo Herrero, desde donde podréis empezar la ruta.

El camino discurre por la antigua vía de ferrocarril, vía que nunca se llegó a utilizar y que unía la Presa de Picadas con San Martín de Valdeigledias. En los primeros kilómetros de la ruta el río se situa a la izquierda. Hay que caminar unos minutos hasta llegar al segundo de los puentes que veréis durante el recorrido, donde cruzareis a la otra orilla para seguir por ella hasta llegar a la Presa, final del recorrido y desde donde hay unas vistas preciosas.

Una de las curiosidades que encontraréis es el túnel que hay en la roca. Si vais con carro os recomendamos que lo bordeéis por el sendero que hay a la derecha, ya que por dentro el suelo esta lleno de piedras y se hace bastante complicado el paso. Nosotros lo intentamos y tuvimos que levantar el carro en algunos tramos cuando se quedaba atascado por las rocas. 

A más o menos mitad de camino hacia la presa, tuvimos que pasar por una barra para llegar a otro parking. Para los amantes de la escalada, deciros que allí está el sector “Mirador del Alberche” de la Escuela de Escalada Navas del Rey. Para seguir el itinerario tendréis que volver a cruzar otra barra que hay un poco más adelante.

Pasado el kilómetro 6, llegamos al final del recorrido, la Presa de Picadas, donde aprovechamos para descansar un poco y comer algo (importante que lleveis agua, ya que no encontrareis nada por el camino). La ruta pasa por la ZEPA (Zona de Especial Protección de Aves) del Alberche, así que la pequeñaja disfrutó mucho viendo buitres planeando sobre el embalse.

Hicimos el recorrido en unas 3 horas sin contar la parada para comer. Os dejamos el link con el plano de la ruta para que podáis situaros.

La verdad es que, teniendo en cuenta que estamos a primeros de diciembre, nos hizo un tiempazo, ¡en algunos momentos hasta nos sobraban las chaquetas!. Para los que tengan pensado hacerlo en verano, es recomendable crema solar y gorra, ya que las sombras no abundan por el camino.

Sierra de la Demanda

Aprovechando que el lunes en Madrid ha sido festivo, hemos decidido hacer una escapadita al campo.

Hace bastante tiempo que Alf descubrió un nuevo hobby. ¡El fantástico mundo de las setas!. Todos los años iba a por ellas con su familia, pero nunca se había centrado tanto en el tema como ahora. Se puede pasar horas y horas mirando libros y leyendo sobre ellas. Así que, como esta semana ha comenzado a llover bastante, y teniendo en cuenta que las últimas veces que hemos salido no hemos visto muchas, hemos pensado que este sería un buen momento para ir a por ellas. Además habíamos visto que el tiempo para estos tres día iba a ser muy bueno.

Esta vez nos quedamos en Burgos, en la Sierra de la Demanda. Es una de las zonas que solemos elegir para desconectar de la ciudad por su tranquilidad. Y no solo nos gusta a nosotros, también Daniela disfruta muchísimo de nuestros paseos, le encanta ver a las vacas y otros animales que se nos cruzan por los caminos o correr tras los gatitos que se encuentra por el pueblo. Además este fin de semana hemos podido coincidir con los abuelos y primos, así que no lo ha podido pasar mejor.

En todos los pueblos de la zona encontrareis rutas o senderos que, con mochila portabebes, podréis hacer perfectamente. No ha pasado ni un día sin que hiciéramos una salida para pasear o ir a buscar setas. En el pueblo en el que estuvimos son muy comunes las de senderuela, las de cardo y las galampernas. Estas últimas para los mas conocedores, ya que se pueden confundir con la Lepiota cristata, una especie muy tóxica. Junto con algunas de pie azul que encontramos por no ser apreciadas en la zona, cogimos bastantes de las dos primeras.

Es una pena que lo bueno pase tan rápido, nos hubiéramos quedado unos días mas. Y como es imposible que salga de casa sin la cámara de Alf, os dejamos algunas fotos de las setas que vimos, algunas comestibles y otras no. A ver si los mas seteros conseguís distinguir de que clase son.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.