Teatro Luchana

Aunque la mayor parte de los fines de semana los pasamos danzando de un lugar a otro (es lo que tiene vivir lejos de la familia), de vez en cuando nos gusta quedarnos en Madrid para olvidarnos del coche y este fin de semana fue uno de esos momentos.

Hace bastante tiempo que me considero una enamorada del teatro y los musicales. Es una afición que debo a mi hermana Marta ya que en cada cumpleaños me regalaba unas entradas para ver alguna obra. El Fantasma de la Ópera, Cats, Cabaret… Aunque siempre sabía cual era su regalo, era divertido intentar adivinar cual nos tocaba ver ese año.

La última obra que hemos visto Alf y yo, quitando la escapada que hicimos estas Navidades pasadas para ver el espectáculo de El Circo del Sol (espectacular, por cierto), fue El Rey León hace tres años, por lo que estaba como loca por pisar un teatro.Y como siempre hemos querido compartir esto con Daniela y viendo que ya empezaba a entretenerse con las canciones de los grupos infantiles de ahora, pensamos que sería una buena idea probar e ir a alguna obra corta para niños. ¡Así que este fin de semana nos hemos estrenado con el teatro! Elegimos “El alucinante viaje de Carola” de la compañía Berimbao. La princesa Carola de la videoconsola, al salir al mundo real, necesitará la ayuda del ratón Antón, el reloj Segundín y los niños de la sala para salvar al superheroe de la videoconsola y librarse de la mala Malu Morada que la tenía encerrada.

IMG_3563

Teniendo en cuenta que ponía que era recomendada para niños de más de 3 años y nuestra canija tiene año y medio, nos arriesgamos un poco, pero de lo pasó pipa. La función dura 60 minutos que se hacen muy amenos gracias a la colaboración que los personajes piden al público. Ahora la podréis encontrar en el Teatro Luchana, en Calle Luchana 38. El teatro tiene cuatro salas distribuidas en dos plantas. El acceso a la primera planta desde la calle lo hicimos mediante una rampa que da a la zona de hostelería del teatro, donde podréis tomar algo antes o después de la obra, mientras que para subir a la segunda donde se encuentra la Sala Vertical, tuvimos que hacerlo mediante escaleras. La sala es la mas pequeña de las cuatro y para entrar también tendréis que subir unas cuantas escaleras.

Al ir en metro (para los que hagáis lo mismo comentaros que la estación de metro de Iglesias dispone de ascensor) decidimos llevar a la canija en el carro. No tendréis problema  en dejarlo fuera, ya que en la primera planta tienen habilitada una zona de aparcacoches de bebe.

IMG_3564

La verdad que lo pasamos genial, la obra nos encantó. Tanto que ya estamos pensando en cual será la próxima obra que veamos.

Sierra de la Demanda

Este fin de semana, aprovechando que el lunes en Madrid ha sido festivo, hemos decidido hacer una escapadita al campo.

Hace bastante tiempo que Alf descubrió un nuevo hobby. ¡El fantástico mundo de las setas!. Todos los años iba a por ellas con su familia, pero nunca se había centrado tanto en el tema como ahora. Se puede pasar horas y horas mirando libros y leyendo sobre ellas. Así que, como esta semana ha comenzado a llover bastante, y teniendo en cuenta que las últimas veces que hemos salido no hemos visto muchas, hemos pensado que este sería un buen momento para ir a por ellas. Además habíamos visto que el tiempo para estos tres día iba a ser muy bueno.

Esta vez nos quedamos en Burgos, en la Sierra de la Demanda. Es una de las zonas que solemos elegir para desconectar de la ciudad por su tranquilidad. Y no solo nos gusta a nosotros, también Daniela disfruta muchísimo de nuestros paseos, le encanta ver a las vacas y otros animales que se nos cruzan por los caminos o correr tras los gatitos que se encuentra por el pueblo. Además este fin de semana hemos podido coincidir con los abuelos y primos, así que no lo ha podido pasar mejor.

En todos los pueblos de la zona encontrareis rutas o senderos que, con mochila portabebes, podréis hacer perfectamente. No ha pasado ni un día sin que hiciéramos una salida para pasear o ir a buscar setas. En el pueblo en el que estuvimos son muy comunes las de senderuela, las de cardo y las galampernas. Estas últimas para los mas conocedores, ya que se pueden confundir con la Lepiota cristata, una especie muy tóxica. Junto con algunas de pie azul que encontramos por no ser apreciadas en la zona, cogimos bastantes de las dos primeras.

Es una pena que lo bueno pase tan rápido, nos hubiéramos quedado unos días mas. Y como es imposible que salga de casa sin la cámara de Alf, os dejamos algunas fotos de las setas que vimos, algunas comestibles y otras no. A ver si los mas seteros conseguís distinguir de que clase son.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.