2 días por Barcelona

boton_volver

2 días por Barcelona

  • mapa

DÍA 1

Teníamos pensado ver varias cosas y queríamos que nos cundiera el día, así que salimos bastante temprano de Madrid.

Como teníamos reserva en el Parking Gratsa que hay en Carrer de Mallorca, pudimos aparcar sin problema.

Al salir del hotel, subimos la Avenida Mediterránea hasta llegar a la estación de metro de Clot (L2 morada). Allí cogimos un tren hasta Sagrada Familia donde hicimos trasbordo a la L5 (azul) para bajar en la parada de Diagonal, donde empieza el Passeig de Gràcia, una de las avenidas principales de Barcelona y más famosa de Cataluña. Tiene algo más de 1 km y se tarda en recorrer, a un ritmo tranquilo y teniendo en cuenta que pararéis a hacer algunas fotos, unos 30 min. Durante paseo, además de una gran cantidad de tiendas de grandes marcas, podréis ver La Casa Mila o La Pedrera, como es mas conocida, y la Casa Batlló. Cuando fuimos debían estar haciendo obras en la fachada de la Casa Mila, por lo que no pudimos verla al estar tapada con un lona. Esperamos que vosotros tengáis mas suerte y podáis sacarle algunas fotos.

Os daréis cuenta de que estáis llegando a la Casa Batlló al ver la cantidad de gente arremolinada en la entrada. En un principio se pensó derribar el edificio para construir uno nuevo,  pero Gaudí decidió remodelar la fachada creando el conjunto de piedra y cristal que ahora vemos. Se encuentra en la “manzana de la discordia”, llamada así por la rivalidad entre los tres arquitectos que construyeron en ella.

Una vez llegamos a Plaça Catalunya, giramos a la derecha bordeando el parque hasta llegar al comienzo de La Rambla, donde encontramos la famosa Fuente de Canaletas. Cuenta la leyenda que “aquel que beba de su agua volverá a Barcelona”, así que forma parte de uno de las visitas indispensables de la ciudad, aunque, bebáis o no, os aseguramos que volveréis.

La Rambla es el paseo más emblemático y concurrido de la ciudad. Se divide en 5 tramos que, en conjunto, forman un recorrido de algo más de 1 km. Vale la pena tomarse algo de tiempo para ir descubriendo con calma sus comercios, edificios y quioscos de prensa, flores y aves.

La-rambla

Bajando, en la Rambla dels Estudis (tramo verde), encontramos el edificio de la Real Academia de las Ciencias y Artes. Tiene en su fachada el reloj que, durante años, marcó la hora oficial de la ciudad. Sabréis que estáis entrando en la Rambla de Sant Josep (tramo azul) al ver los primeros kioscos de flores. Allí se encuentra el Mercado de la Boquería. Es curioso ver como los vasos de granizados y frutas decoran los puestos iluminando la entrada mientras curiosos y turistas se arremolinan para comprar, hacer una foto o simplemente dar un paseo por un lugar tan colorido. En la Página del Mercado tienen un plano del recinto para quien lo quiera visitar, además de eventos y curiosidades.

Mercado Boquería

Al salir, ya en la Rambla, nos fijarnos en que, en el suelo, había un mosaico de colores. Se trata de una obra de Joan Miró que representa la totalidad y la perfección.

Las siguientes Ramblas que encontramos fueron la de los Caputxins (tramo marrón), con el Teatro Liceo, y la de Santa Mónica, donde se encuentran los caricaturistas, el Museo de Cera y, al final del camino, la Estatua de Cristobal Colón en la plaça con el mismo nombre. Aquí es donde llegamos al puerto, una sexta rambla o Rambla del Mar.

Edificio Autoridad Portuaria Puerto Plaça de Colom

Teníamos entradas para ver la Sagrada Familia a las 19 h y no sabíamos si nos daría tiempo a ver el resto de cosas que nos quedaban por visitar, por lo que decidimos ir directamente al Parque de la Ciudadela y comer por allí antes de entrar. Cogimos un tren en Drassanes (L3 Verde Oscuro) para bajarnos en Arc de Triomf (L1 Roja). Nada más salir ya vimos el arco presidiendo el paseo de camino al Parque de la Ciudadella. Esta zona es mucho más tranquila y con menos afluencia de gente, por lo que el paseo puede resultar más cómodo si vamos en temporada alta.

arc-de-triomf

Comimos unos sándwich en unos bancos que hay en la entrada del parque para no perder mucho tiempo y, en seguida, nos pusimos en camino.

Parque de la Ciudadella1 Cascada monumental
2 Quiosc de música
3 El Mamut
4 Llac artificial
5 Als voluntaris catalans
6 Parlament de Catalunya
7 Desconsol
8 IES Verdaguer
9 Església de la Ciutadella
10 Estàtua eqüestre al General Prim
11 Entrada del parc zoològic
12 La dama del paraigua
13 Umbracle
14 Museu Martorell
15 Hivernacle
16 Castell dels tres dragons

Durante muchos años, fue el único parque de la ciudad. Cuando os acerquéis a la cascada, encontrareis El Mamut, una figura a escala que se ha convertido en el símbolo del parque y que mide 3,5 metros de altura y 5,5 metros de largo.

 Al ver que aún teníamos tiempo, nos animamos a ir hasta la parada de Jaume I, donde se encuentra La Catedral de Barcelona, y, desde allí, dar un paseo hasta la Sagrada Familia pasando por la Iglesia de Santa María del Mar. Aunque la Catedral tiene unas escaleras a la entrada, el acceso con silla de ruedas puede realizarse por la puerta lateral previo aviso para solicitar rampa móvil. Para acceder a la Iglesia de Santa María del Mar no tendréis problema, ya que  tiene rampa en uno de sus laterales.

Había visto en varios foros que la mejor opción para visitar la Sagrada Familia era comprar las entradas con antelación o madrugar bastante para no esperar la interminable cola que se forma en la taquilla, y como no disponíamos de mucho tiempo decidí comprarlas por Internet junto con las de la Casa Museo de Gaudí.

Al llegar a la Plaça Gaudi, pudimos ver la Fachada de la Pasión. Tengo que admitir que en un primer momento me pareció un poco mas pequeña de lo que pensaba. Los que la conozcáis podéis imaginar la cara de Alf cuando se lo dije…… El pobre no salía de su asombro.

La entrada la hicimos por la parte de la Fachada del Nacimiento, donde nos indicaron la forma de subir por una rampa para pasar al interior de la Basílica. Esta parte está decorada al detalle con figuras vegetales y florales y contrasta con la sobriedad de la anterior.

El interior es totalmente accesible, por lo que podréis visitarlo con el carro sin problemas. Nosotros accedimos a la planta por el Pórtico de la Caridad, ornamentado con hiedras, hojas, flores e insectos de colores.

Es cierto eso que dicen de que no hay que fiarse de la primera impresión, pues al entrar me quedé impresionada, es espectacular. La claridad, las luces de colores que produce el sol al entrar por las vidrieras de las ventanas, los largos pasillos y sus techos altos decorados con formas a las que no puedes dejar de mirar. Es increíble pensar que una catedral diseñada en 1882 tenga un estilo tan moderno.

Nos hubiera gustado subir a una de las torres, pero al comprar las entradas leímos que no era posible el acceso con sillas de ruedas. Aun así, salimos encantados con la visita.

Para terminar siempre podéis ir a tomar un café acompañado de una tostada con tomate en la Panadería 365 que hay en la Plaça de la Sagrada Familia, ¡riquísimo!

DÍA 2

El segundo día de nuestro viaje teníamos previsto poner rumbo a Girona, pero no podíamos irnos sin ver el Parque Güell. La entrada os recomendamos que la hagáis por la Ctra del Carmel (Estación de Metro mas cercana, Alfons X), es la zona mas adaptada para sillas de ruedas, ya que por la Av del Santuari de Sant Josep de la Muntanya o por Carrer del Verdi las aceras pueden resultar bastante estrechas y con muchas cuestas. Os dejamos el link que facilita la web del Parque con las diferentes formas de llegar, tanto en transporte como en coche.

Además de dar un paseo por el Parque, fuimos a la Casa Museo Gaudí, antigua residencia de este. Nada mas entrar ya vimos las primeras escaleras, lo que nos impedía la entrada con el carro. Los trabajadores que estaban en el acceso, muy amables por cierto, nos permitieron dejarlo en la recepción mientras hacíamos la visita. El edificio tiene cuatro plantas, de las que pudimos ver la baja y la primera,  donde se encuentra la exposición de muebles que Gaudí diseñó para edificios como la Casa Batlló, la Casa Calvet, la Casa Milà, la Casa Vicens y la cripta de la Colonia Güell. Algunas salas, como la del dormitorio o el estudio, mantenían la decoración original que se encontraba durante la vida del arquitecto en el edificio. Según nos dijeron, ni la fresquera ni la torre son visitables por motivos de conservación y seguridad, además de no estar adaptadas para sillas.

Una vez en el jardín, también pudimos ver una exposición de elementos de forja diseñados por Gaudí.

Al volver al centro para recoger el coche, paramos para dar un bibe a la pequeñaja en Gaudí Bakery, una cafetería que os recomendamos visitéis para tomar un café con uno de sus riquísimos cupcakes. Por cierto, nos encantó la fuente que tienen en la terraza inspirada en el Dragón del Parque Güell.

Gaudí Bakery

Fue una pena no tener más tiempo para poder ver el Conjunto Monumental del Parque, subir al Tibidabo o ver las espectaculares coreografías nocturnas de la Fuente Mágica de Montjuic, pero así tenemos otra excusa para volver a visitar la increíble ciudad de Barcelona.